¿EL CANDIDATO DE LA VERDAD?

Por: Gilberto Salgado

Pareciera que el tiempo retrocede a los años de Platón. (Atenas, 427 – 347 a. C.) Filósofo griego con su maestro Sócrates y su discípulo Aristóteles. Dice que “la idea del bien es la idea suprema y causa de la realidad, perfección y verdad”. ¿La verdad relativa ?, gustos, colores, religiones etc. etc. o la verdad absoluta?, 2 más 2 siempre y en cualquier cultura es igual a cuatro.

Cuando la verdad es verdad debe ser comprobada y nadie puede predecir que lo hablado en reuniones de amigos, administrativas o políticas son verdades; creerse dueño, vocero o pregonero de la verdad  puede ser un apodo, Un sofisma de distracción para convencer adeptos (decir que se habla por teléfono con Dios para motivar el pago de diezmos) creyentes que opinan que lo dicho es una verdad, o puede ser  la  justificación de una mentira y no una verdad pues la verdad es
La verdad “es la coincidencia entre una afirmación y los hechos, o la realidad a la que dicha afirmación se refiere​ o la fidelidad a una idea”​

El uso de la palabra verdad abarca asimismo la honestidad, la buena fe y la sinceridad humana en general; también el acuerdo de los conocimientos con las cosas que se afirman como realidades, los hechos o la cosa en particular​ y, finalmente, la relación de los hechos o las cosas en su totalidad en la constitución del Todo (Universo). Las cosas son verdaderas cuando son «fiables», fieles porque cumplen lo que ofrecen. Introducir las principales interpretaciones y perspectivas, tanto históricas como actuales, acerca del concepto de la verdad en la actualidad es un tema de investigación científica así como de fundamentación filosófica

La importancia del concepto de verdad es que está arraigado en el corazón de cualquier supuesto personal, social y cultural. Su valoración no siempre es el mismo a lo largo de la historia y según las diferentes culturas. Lo que quiere decir relativo, significa que algo puede ser verdad en cierta situación y lo mismo puede no ser verdad en otra.

Y aun pensamos que todos Los candidatos dicen y prometen decir la verdad, quien se auto renombra como el candidato de la verdad, señala que dice la verdad. Eso es mentira. Actualmente, mentir a las personas es parte del ser político, aseguran algunos.

La creída verdad de un candidato de la verdad no es verdad, es un sofisma, es un patrón de razonamiento incorrecto, una trampa dialéctica o retórica, que se usará para avanzar en una conclusión todas las veces errónea, utópica y desencajada de la verdad. Decidamos si la verdad del candidato es subjetiva u objetiva, es relativa o absoluta. Parece evidente que los seres humanos prefieren la verdad a la falsedad, al error o la mentira y prefieren la certeza a la duda.

Por tanto, no creamos que el candidato de la verdad como se hace llamar para engañar a las personas y poder llegar a la alcaldía de Pitalito, dice la verdad.  ESE NO ES EL CANDIDATO DE LA VERDAD es, simplemente el escogido por el Maestro Barba Azul, un Paisa sin carriel y de La Thatcher;  que ya probaron y saborearon el pastel municipal, saben de sus excelentes frutos y no quieren abandonar sus nidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s